Ejemplos de condolencias de familia:

  • Nadie desaparece del todo de la vida de uno, si ha sabido imprimir buenas huellas en el recuerdo.
  • Para que haya un día es necesaria una noche, para morir es necesario haber vivido por eso la existencia es un contraste entre el futuro y el olvido.
  • Al final nos vamos sin nada, pero tú nos dejas tus obras, familia, amigos y la influencia por las ideas que has manifestado.
  • No está en mis manos cambiar esta situación tan dolorosa, pero trabajaré para afrontarlo con la entereza suficiente para superarlo.
  • ¡Ay que larga es la vida! /¡qué duros estos destierros! / ¡esta cárcel, esos hierros / en que el alma está metida! / Sólo esperar la salida me causa dolor tan fiero, / que me muero porque no muero.
  • Las sombras del día son como gemidos de dolor al sentir la nostalgia de su espacio vacío.
  • Si Dios existe, le voy a pedir cuentas de lo absurdo de la vida, del dolor, de la muerte, de haber dado a unos la razón y a otros la estupidez… y de tantas otras cosas.
  • No quiero pensar en ti porque no quiero que el dolor del corazón se una al dolor del pensamiento.
  • Es para mí una alegría oír sonar el reloj: veo transcurrida una hora de mi vida y me creo un poco más cerca de ti… y de Dios.